viernes, 4 de marzo de 2011

Samán de Güere


En el camino que une a las ciudades de Turmero y Maracay del Estado Aragua, Venezuela, crecía un gran samán, el Samán de Güere, que era de proporciones gigantescas y que causó admiración tanto a los venezolanos como a los extranjeros que nos visitaron. Allí estuvo el gran samán hasta aproximadamente la década de 1970 cuando ya muy viejo murió como mueren los árboles:de pie.
Alejandro de Humboldt lo vió en el año 1800 y en su magistral obra "Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente" nos dejo esta descripción:

“Al salir del pueblo de Turmero, a una legua de distancia, se descubre un objeto que se presenta en el horizonte como un terromontero redondeado, como un tumulus cubierto de vegetación. No es una colina ni un grupo de árboles muy juntos, sino un solo árbol, el famoso Samán de Gûere, conocido en toda la provincia por la enorme extensión de sus ramas, que forman una copa hemisférica de 576 pies de circunferencia. El Samán es una vistosa especie de Mimosa, cuyos brazos tortuosos se dividen por bifurcación. Su follaje tenue y delicado se destacaba agradablemente sobre el azul del cielo. Largo tiempo nos detuvimos debajo de esta bóveda vegetal . El tronco del Samán de Gûere, que se encuentra sobre el camino de Turmero a Maracay, sólo tiene 60 pies de alto y 9 de diámetro; pero su verdadera belleza consiste en la forma general de su cima. Los brazos se despliegan como un vasto parasol y se inclinan todos hacia el suelo, del que quedan uniformemente separados de 12 a 15 pies. La periferia del ramaje o de su copa es tan regular, que trazando diferentes diámetros halle hallé que tenían de 192 a 186 pies…”, y continúa más adelante:
“…Uno de los lados del árbol estaba por entero despojado de sus hojas a causa de la sequía, y en otros quedaban a un mismo tiempo hojas y flores. Cubren los brazos y desgarran su corteza Tilandsias, Loranteas, Pitahayas, y otras plantas parásitas. Los habitantes de estos valles, y sobre todo los indios, tienen veneración por el Samán de Gûere, al que parecen haber hallado los primeros conquistadores poco más o menos en el mismo estado en que hay lo vemos…Supimos con satisfacción que el actual propietario del Samán había promovido un juicio contra un hacendado que había tenido la osadía de cortarle una rama. La causa fue pleiteada, y el tribunal condenó al hacendado. Cerca de Turmero y de la Hacienda de Cura se hallan otros samanes con el tronco más grueso que el de Gûere; pero su copa hemisférica no tienen igual amplitud."
Durente la Guerra de Independencia el samán de Guüere dio cobijo bajo sus ramas a los ejercitos en conflicto: tanto a las tropas realistas comandadas por el terrible José Tomás Bóves, como a las patriotas comandadas por el Libertador Simón Bolívar.
Años más tarde en 1829 nos visitó Sir Robert Ker Porter, un diplomático inglés, quien, admirado por la frondosidad del árbol procedió a medirlo y nos legó el diagrama que aquí presentamos en la parte superior.
En 1857 llega a Venezuela el científico y fotografo Humgaro Pal Rosti quien toma una fotofrafía del samán, la cual tambien presentamos aquí en la parte inferior , siendo esta una de las primeras fotografías que se tomaron en Venezuela.
Se dice que a su regreso a Europa, Rosti visitó al ya anciano Alejandro de Humboldt y le mostró la foto y que este le comentó con lágrirmas en los ojos:
"Así mismo lo vimos Bonpland y yo cuando jóvenes y llenos de vitalidad visitamos Venezuela. Hoy estoy viejo y cansado pero los años parecen no haber transcurrido para este viejo árbol"
Arriba: Diagrama elaborado por Sir Robert Ker Porter en 1829.
Abajo: Fotografía tomada por Pal Rosti en 1857 (Colodión húmedo)